top of page
  • Michael Salama

Estudio reciente identifica 70 especies individuales de vegetación en las dunas costeras de Pedasí

El mayo pasado, se realizó un estudio de campo para registrar todas las especies de vegetación identificadas en las dunas de Pedasí, en la costa oriental de Los Santos. La excursión fue dirigida por el botánico Jorge Valdés en conjunto con la Dra. Catherine Potvin, la Canada Research Chair on Climate Change Mitigation and Tropical Forest de la Universidad McGill, y el Dr. Héctor Barrios, entomólogo de la Universidad de Panamá y nativo de Pedasí. Por doce días, la investigación de campo ocurrió entre las playas de Arenal y Toro en las dunas, bosque seco tropical y pequeños ecosistemas de manglares del Refugio de Vida Silvestre Pablo Arturo Barrios (para leer más sobre el rol fundamental de este refugio de vida silvestre y su lucha por quedarse protegido, consulte este artículo reciente). Las investigaciones intentaron establecer una lista de todas las especies de plantas que existen en la costa oriental de Azuero.



Las dunas de la costa de Pedasí son parabólicas, es decir que están formadas por vientos marinos unidireccionales que erosionan la arena. Las dunas parabólicas se mantienen estables gracias a la cubierta vegetal de arbustos, pastos y árboles, así como al agua retenida por las precipitaciones. Por esta razón, la conservación de la vegetación dunar en la costa de Azuero es imperativa para la estabilidad del ecosistema dunar, ya que la pérdida de estas plantas amenazaría las mismas formaciones de arena que son tan importantes para la salud del suelo del interior de Azuero. Las dunas y sus plantas proporcionan al este de Los Santos servicios ecosistémicos extremadamente importantes, como la desalinización de las aguas subterráneas que filtran, la prevención ante los vientos marinos que llevarían sal a los campos agrícolas del interior y la actuación como barrera contra la erosión oceánica. Si estas plantas poco investigadas fueran borradas, pondría en peligro no solo todo el ecosistema costero sino también la viabilidad agrícola y económica del interior de Los Santos. Sin embargo, aparte de las organizaciones ambientales con sede en Pedasí como Pro Eco Azuero y la Organización Ambiental Pablo Arturo Barrios Velasco, muy poca atención de conservación está prestada a las necesidades de estos ecosistemas costeros. Están amenazados principalmente por el desarrollo inmobiliario ilegal frente al mar dentro del refugio de vida silvestre Pablo Arturo Barrios, que altera significativamente las formaciones de dunas y la vegetación circundante. La extracción de arena y la contaminación con la basura también son amenazas sustanciales para las dunas y las plantas. Desafortunadamente, el gobierno no ha hecho cumplir la protección legal contra estas amenazas dentro del refugio de vida silvestre establecido por el gobierno federal.




Esta investigación realizada sobre la vegetación de las dunas de Pedasí representa un paso importante en el proceso de conservación de este ecosistema crítico y no estudiado. A pesar de su papel crucial, se presta poca atención científica o gubernamental a su conservación; Se han realizado muy pocos estudios para monitorear ecosistemas o el estado de especies amenazadas dentro de los límites del refugio de vida silvestre Pablo Arturo Barrios. El desarrollo de cualquier plan de conservación focalizado, que está en gran parte ausente del refugio de vida silvestre, requiere la identificación de los objetivos de conservación focales (en este caso, especies amenazadas o casi amenazadas), un seguimiento y una evaluación coherentes de los atributos ecológicos de estos objetivos, y finalmente el manejo adaptativo basado en estas evaluaciones. Jorge Valdés dice que los resultados de su investigación son el primer paso para establecer un plan focalizado de este calibre; ha enumerado un gran número de las especies esenciales que se encuentran en las dunas de Pedasí e identificado las de especial interés biológico o de conservación. A continuación se muestra la lista de 70 especies de plantas reportadas durante el viaje de campo de 12 días en mayo:


Pectis multiflosculosa

Cynophalla flexuosa

Paullinia cururu

Caesalpinia bonduc

Uniola pittieri

Canavalia rosea

Ipomoea pes-caprae

Tecoma stans

Sesuvium portulacastrum

Spondias purpurea

Terminalia catahepapa

indica

allicario

allicarium

erechtactus oblongum

Ficus americana

Mucuna sloanei

Acacia collinsii

Ficus cf. pertusa

Ficus yoponensis

Randia aculeata

Hippomane mancinella

Quadrella cynophallophora

Guapira costaricana

Allophylus psilospermus

Cecropia peltata

Cissus verticillata

Paullinia fuscescens

Guettarda cf. elliptica

Jatropha curcas

Sapium glandulosum

Mimosa pigra

Caesalpinia crista

Amphilophium crucigerum

Alibertia edulis

Psychotria cf. carthagenensis

Serjania sp. 1

Paullinia sp. 1

Cornutia pyramidata

Diphysa americana

Hymenaea courbaril

Sebastiana cf. panamensis

Duranta erecta

Pleopeltis cf.complanata

Spondias mombin

Bursera simarouba

Coccoloba caracasana

Cocos nucifera

Fabaceae 1

Gliricidia sepium

Gmelina arborea

Combretum decandrum

Opuestas pubescente en casa

Sideroxylon CAPIRI

Sterculia apetala

Annona purpurea

Coccoloba uvifera

Copaifera aromatica

Desconocido 1

Escalera de mono

Guazuma ulmifolia

Maclura tinctoria

Melicoccus bijugatus

Pachira quinata

Sloanea terniflora

Rhynchosia minima

celastrinumSideroxylon

Malpighiaceae sp. 1

Hyptis sp. 1

Acalypha sp. 1













De estas 70 especies reportadas, Valdés señala seis en particular que son de especial interés biológico:

  1. Pectis multiflosculosa: una especie de planta con flores con distribución limitada en Centroamérica, y con muy poca investigación realizada en Panamá.

  2. Sebastiana cf. panamensis: el estado de la especie de esta planta es cuestionable, porque gran parte de la investigación y las colecciones de herbario son específicas solamente al género. Es una posible especie con un rango muy limitado, únicamente en Panamá y Costa Rica.

  3. Pleopeltis cf. complanata: era poco probable encontrar este tipo de helecho en el sitio del estudio y las muestras ya no están verdaderamente identificadas. Si esta planta no es de la especie complanata, puede ser un helecho de gran interés taxonómico.

  4. Sideroxylon capiri: esta especie es una de las especies más amenazadas de las especies reportadas, así que no fue quitado del sitio de estudio. Muchas observaciones de esta especie eran todavía arbustos y plántulas, lo que hace que su conservación sea aún más crítica en este momento.

  5. Conocarpus erectus: este manglar está sometido a deforestación para usos domésticos e industriales.

  6. Copaifera aromática: ocurre principalmente en bosques húmedos en lugar de en los bosques secos tropicales de Pedasí, la observación de esta planta es rara en el sitio de estudio. Debido a las amenazas, ha habido pocas colecciones y una distribución limitada de esta especie en Panamá.


En general, la lista de especies identificadas apunta a un alto nivel de heterogeneidad en la vegetación de dunas, incluso comparable a la de ecosistemas de bosques tropicales muy diversos. Unas pocas de las especies seleccionadas existieron en gran proporción con respecto a su abundancia, y estas especies están clasificadas como de mayor valor ecológico porque contribuyen de manera desproporcionada al carácter y estructura del ecosistema, según Valdés. Estas especies fueron Sterculia apetala, Guapira costaricana, Guazuma ulmifolia, Bursera simarubay Tecoma stans.


También se informó la posible presencia de felinos salvajes, y en mayo se observaron las huellas de lo que probablemente era un jaguarundi en el sitio de investigación. Si bien el estudio se centró solo en la vegetación, la presencia de estos gatos salvajes fue un hallazgo inesperado, porque se pensaba que el jaguarundi y otros felinos grandes en la península de Azuero se limitaban al Parque Nacional Cerro Hoya. La imagen de la izquierda es un ejemplo de huellas de jaguarundi, pero no fue tomada en Panamá.




Valdés espera regresar al campo para realizar más censos de especies vegetativas este próximo noviembre o diciembre. En la península de Azuero, la estación seca se extiende desde noviembre hasta principios de mayo, por lo que es posible que, al estar en el extremo opuesto de la temporada al último viaje de campo, el botánico pueda encontrar especies de plantas diferentes a las identificadas previamente. Recopilar tanta información sobre esta región es extremadamente importante, dice Valdés, porque hay muy poca literatura científica existente sobre estos ecosistemas específicos. Esto no solo dificulta el trabajo de las organizaciones conservacionistas locales, ya que no siempre tienen el conocimiento para formular planes de conservación específicos, sino que crea un vacío de bajos niveles de investigación. Sin estudios y artículos sobre las dunas, los bosques secos y los manglares de Los Santos, los estudiantes de ciencias e investigadores de todo el país prestan poca atención a la región, lo que lleva a una mayor falta de ímpetu para la investigación: este círculo vicioso solo puede ser interrumpido por investigaciones como estas, que pueden utilizarse para educar y crear oportunidades para que los investigadores las estudien y amplíen en el futuro. Los conservacionistas no pueden depender de los gobiernos federal o locales para llevar a cabo la protección ambiental en Los Santos, ni siquiera dentro del Refugio de Vida Silvestre Pablo Arturo Barrios, protegido por el gobierno federal. Dado que la mayor parte de la atención gubernamental se dirige a los centros turísticos y los parques nacionales, las áreas protegidas fragmentadas como esta a menudo se ignoran. Dependerá de científicos como Jorge Valdés, el Dr. Barrios y el Dr. Potvin, junto con la ayuda de grupos locales, tomar el futuro de Los Santos en sus propias manos. Con los riesgos continuos que plantea la negligencia, el desarrollo y las crecientes amenazas del cambio climático, estudios como este serán cruciales para la conservación futura de los ecosistemas costeros a lo largo de la península de Azuero y, con suerte, alentarán a la próxima generación de científicos, agricultores y terratenientes. , desarrolladores y conservacionistas por igual tengan una mano similar en su protección.


Un agradecimiento especial a: Jorge Valdes



Para leer más:




62 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page