top of page

La Perspectiva del Agricultor:

Una Serie de Entrevistas con Investigadores Sociológicos para FPEA


 



Claro, puedes buscar imágenes de lugares, personas y cosas. Puede leer artículos, historias y estadísticas. Pero realmente no hay nada como estar físicamente allí, como la emoción de hacer paracaidismo, ver el Everest con tus propios ojos o tener una conversación con tu celebridad. La experiencia es de primera mano, y hay otra dimensión de información que se puede adquirir estando allí. En lo que respecta a los agricultores de la península de Azuero, esta idea también se aplica. Para comprender completamente la forma en que el agricultor percibe la reforestación y su tierra, no hay nada como hablar con ellos en el entorno de su hogar.


Personalmente, no conocía la diferencia entre reforestación, regeneración natural y regeneración natural asistida antes de realizar entrevistas con personas que han trabajado con la Fundación Pro Eco Azuero en este proyecto/publicación. Sin embargo, si lo digo yo mismo, esto podría excusarse en base a mi educación suburbana, bastante diferente a. ¿Qué se puede decir de los agricultores rurales ubicados a lo largo de la península de Azuero en Panamá, que han tenido años de experiencia creciendo en la tierra, rodeados de bosques?


Estas últimas semanas, pasé un tiempo entrevistando a tres personas importantes que han participado en un estudio sobre las percepciones de los agricultores sobre estas diferentes estrategias de reforestación: reforestación activa, regeneración natural y regeneración natural asistida. Han arrojado luz sobre lo que distingue a estas estrategias, así como una idea de las percepciones de los agricultores sobre estas estrategias; además, sus declaraciones pueden implicar una mayor importancia de los terratenientes locales en el objetivo general de reforestación y conservación ambiental. Al aprender más sobre la percepción de los agricultores con respecto a las estrategias de reforestación, podemos comprender mejor cómo ayudar mejor al objetivo general de conservación del bosque, ya que son personas que frecuentemente entran en contacto con los árboles y la tierra de interés.


Para empezar, realicé una entrevista a Vicente Vásquez, un estudiante actual de pregrado. Es alguien que ha participado ayudando a este estudio, particularmente en el aspecto sociológico de la encuesta y el análisis. Estas son sus definiciones:

“La reforestación es más activa y tiende a ser más costosa... implica plantaciones estratégicas de árboles”.

“La regeneración natural consiste básicamente en dejar que [los árboles] vivan para crecer [por sí mismos], y la regeneración natural asistida implica más trabajo, incluido el cercado y el seguimiento de los [árboles reforestados]”.

Es justo decir que uno puede entender por qué el laico común no sabría esto de la cabeza.


La segunda persona que entrevisté fue Cristina Barber Alvarez-Buylla de España, estudiante de doctorado en la Universidad Estatal de Boise. Su trabajo de pHD tiene un enfoque principal en el modelado ecológico, generalmente tratando de describir una ecuación/algoritmo que pueda describir y predecir dónde los bosques volverán a crecer de manera óptima en grandes áreas a través del análisis de datos de campo como imágenes satelitales de alta resolución. Trabaja con grandes escalas de áreas, llegando a miles de hectáreas, y su

el trabajo, una vez finalizado, podría tener implicaciones significativas para la gestión de la tierra en el futuro. Ella ayudó a construir la encuesta, así como a analizar los resultados.


Vicente y Cristina trabajaron principalmente en el aspecto sociológico de este esfuerzo para comprender más sobre la percepción del agricultor hacia tales estrategias de reforestación; específicamente hablando, las preguntas que querían abordar incluían: ¿Cómo definieron los agricultores las diferentes estrategias y con qué las relacionan? ¿Cuáles son sus preferencias y cuáles podrían ser algunos de los impulsores de dicha preferencia?


Ahora, ¿qué mejor manera de abordar estas preguntas que preguntárselas a los propios agricultores? Así, Vicente explica que “elaboraron la encuesta y armaron un equipo de investigadores”, diseñada para realizar entrevistas personales a través de una encuesta semiestructurada con unas 20 preguntas. El plan general era encontrar agricultores locales como sujetos para estas entrevistas, luego usar el método de bola de nieve para expandir el grupo de entrevistados.


La última y tercera persona se llama Roxana García, ex voluntaria y ahora empleada de la Fundación Pro Eco Azuero, quien asumió específicamente el aspecto de la visita física del alcance de la encuesta "de casa en casa". Detalla su experiencia de primera mano en las fincas reales como un “trabajo arduo, caminando de puerta en puerta, bajo la lluvia o bajo el sol”, para “obtener las respuestas que se necesitaban”.


Para el proceso de encuesta, Cristina explica que seleccionaron agricultores al azar de una lista de agricultores de MIDA; Luego visitaron a estos terratenientes locales y realizaron las entrevistas. Según Roxana, estas preguntas incluían preguntar sobre “la experiencia previa de reforestación del agricultor” y “cuántas hectáreas había en sus tierras de cultivo”, así como su conocimiento previo sobre la reforestación como tema. “Muchos agricultores estaban abiertos a responder estas preguntas, pero nos encontramos con varias personas que no mostraban ningún interés o parecían confundidas, al punto que nos tocó a nosotros como colaboradores hablarles de una manera más sencilla para facilitar su comprensión. describe Roxana.


Al finalizar sus respuestas, Vicente y el equipo concluyeron que había alrededor de 64 encuestas que valía la pena analizar; algunas se omitieron debido a la falta de datos y no se consideraron adecuadas para un análisis posterior. Explicó que él y sus colaboradores “consideraron variables como el tamaño de la parcela, el área de su tierra que había sido o ya fue reforestada y la ubicación como posibles impulsores de preferencia”.


Ahora, ¿cuáles fueron los hallazgos?


“En general, la opción más preferida fue limpiar la parcela para el ganado”.

Según Vicente, alrededor del 40% de los agricultores entrevistados eligieron como principal preferencia sacar cada árbol y usar ese espacio para la ganadería; preferían no reforestar, ni activa ni pasivamente. Vicente especula que “esta preferencia se basó mayormente en el beneficio económico, ya que la ganadería tiene evidentes beneficios económicos”. Sin embargo, hay una trampa. Una cantidad igual, alrededor del 40% de los agricultores, eligió la ganadería como su última preferencia; en otras palabras, había aproximadamente la misma cantidad de personas que estaban activamente en contra de la naturaleza de la ganadería. Esto resalta una naturaleza polarizada entre los agricultores de Azuero.


Hay un matiz social especial en la península: una mezcla de halcones tradicionales prevalecientes que no tienen tonterías con respecto al cambio, y un grupo creciente, más juvenil, de defensores de la reforestación que ven los beneficios. Esto se ha hecho evidente en la división y distribución de preferencias relativamente equitativas.


Además, Cristina analiza algunos ejemplos de impulsores de preferencia entre los agricultores: “Cuanto más grande es el tamaño de la finca, menos probable es que despejen la tierra y permitan la regeneración natural”. Para las preferencias, Cristina explica el uso de un modelo de regresión donde se tiene en cuenta y cuantifica el orden de preferencia. Vicente también agrega que el proceso de publicación de su investigación tomó un tiempo considerable debido a las tareas de eliminación de valores atípicos, análisis de la calidad de los datos y cuantificación de las preferencias utilizando una base para fines de comparación.


“Es solo una cuestión de experiencia para exponerse a la reforestación”, dice Vicente. “Las últimas dos décadas han tenido una mayor exposición a los beneficios de la reforestación, lo que ha llevado a una creciente población de seguidores”, agrega. Sin embargo, la presencia de patriarcas que ostentan el poder y son firmes creyentes de la ganadería han impedido el verdadero crecimiento de estos nuevos partidarios de la reforestación. Pero mientras existan estas presencias autoritarias locales, esto no quiere decir que no haya habido ningún cambio; Vicente señala que ha habido agricultores que han accedido a permitir cambios en sus tierras, para permitir el crecimiento de más árboles, al ver y conocer los beneficios no solo para ellos, sino también para la tierra.


“No importa que la tierra tenga la capacidad de crecer si la gente que la posee no quiere crecer o no la considera [para reforestar]”, interviene Cristina. El concepto de tierras de propiedad privada es una de las mayores barreras institucionales para el progreso, a sus ojos. Cuando las personas no están de acuerdo, ha resultado difícil tratar de cambiar su perspectiva sobre su propiedad privada.


La segunda preferencia general fue la regeneración natural y la reforestación, según Vicente y Cristina. Sin embargo, "no entendían la diferencia entre la regeneración natural y la regeneración activa", por lo que este malentendido era evidente, pero difícil de manejar durante el análisis de datos. Vicente mencionó la barrera lingüística; “los términos de la jerga en el idioma panameño no necesariamente coinciden con los términos de revisión de literatura utilizados en artículos y estudios ecológicos”; acentuó que esto contribuía a malentendidos, como la confusión entre reforestación activa versus reforestación pasiva. Por lo tanto, esto podría explicar por qué la regeneración natural y la reforestación se agruparon juntas y ocuparon el segundo lugar en la preferencia general.


Cristina confirma la existencia de estas barreras integrales: en primer lugar, “no ha habido mucha investigación sobre la percepción de la tierra por parte del agricultor”, lo que probablemente explica por qué “no entendían la regeneración natural como una estrategia de reforestación”, o “ como una forma de aumentar el beneficio de la tierra”. Ella agrega: "Una de las cosas principales que tenemos que hacer para asegurarnos de encontrar una manera de entendernos y ver cómo podemos trabajar con los agricultores para encontrar un entendimiento común sobre la regeneración natural y aprender de ellos".


“Cuando piensas en un proyecto, piensas que tienes que hacer algo, no piensas en dejarlo crecer sin hacer nada”, añade Vicente. Esta mentalidad es lo que él atribuye a una razón potencial para la mala interpretación de la regeneración natural como una prueba extensa en oposición a un enfoque de laissez-faire para dejar que la naturaleza tome el control. “Esto se puede combatir con experiencia y educación”, concluye. “Hay una reacción positiva en general para la mayoría de los agricultores cuando sienten que son parte de ella... cuando les permites pensar que la tierra tiene un lugar para preservar su herencia”, agrega. Hace hincapié en la importancia de la tierra como símbolo del patrimonio y la tradición para los agricultores locales, y apunta a atender esta idea como una forma de acelerar el ajuste deseado de las normas sociales/culturales. Cristina está de acuerdo en que lo mejor sería “adentrarse más en la definición de regeneración natural y reforestación del agricultor”, a través de “estudios de abajo hacia arriba”. Por lo tanto, en lugar de proyectos impersonales con una naturaleza de arriba a abajo, los proyectos de reforestación más personalizados que hablen y se comprometan con el propietario de la tierra probablemente tendrían un mayor éxito en términos de impacto.


Por supuesto, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Curiosamente, Cristina explica un ejemplo de una norma social que se opone a sus objetivos: el concepto de “tierra sucia” motiva a los agricultores a limpiar sus tierras, ya que ven las áreas boscosas como obstrucciones, como si necesitaran ser “limpiadas” para limpiar el área. para pasto para pastoreo. La regeneración natural rechaza inherentemente esta idea de “tierra sucia” y no permite que el agricultor elija lo que va a crecer en su tierra, los cuales pueden disuadir la participación del propietario.


Sin embargo, el crédito se debe donde se debe. Estos granjeros tienen mucho conocimiento tradicional en sus fincas, y entienden cómo fluye el río en base a los árboles, y sienten el valor de la simple sombra para su ganado cuando ven a todo su ganado acurrucado debajo de un árbol. Aprecian los árboles desde un punto de vista fundamental, pero esto se ve eclipsado por la opción aparentemente más rentable de limpiar la tierra. Cristina agrega que apelar a la comprensión/respeto tan fundamental que estos agricultores tienen hacia la tierra podría ser un gran punto de partida para vender el terreno de juego de la reforestación.


“Con el tiempo se darán cuenta de que la tierra dejará de ser productiva en algún momento”, implica. Así, destaca las iniciativas educativas que lleva a cabo la Fundación Pro Eco Azuero, indicando que iniciar el cambio desde los seres queridos, desde los jóvenes, es una estrategia efectiva a largo plazo para combatir las consecuencias para cuando esta realización se haga evidente de manera visible. .


Al hablar de futuras vías de investigación, Vicente incidió en el tema de la investigación experiencial: en otras palabras, vivir más con el agricultor, tratando de encontrar patrones de comportamiento e ideología para ver cómo manejan su tierra desde un punto de vista interno. En lugar de solo encuestas y entrevistas, el objetivo sería probar y experimentar lo que hacen en su tierra, y así eliminar toda superficialidad. A través de las encuestas, se ha recopilado una cantidad significativa de información que ha demostrado ser valiosa para proporcionar información. Por ejemplo, pudieron descubrir que los agricultores perciben negativamente la regeneración natural asistida sobre la base de que, debido a que cercar y monitorear cuesta dinero, es económicamente desfavorable. Esto proporciona información de que no entienden los costos de mano de obra que evita la regeneración natural asistida y la opción general más barata que ofrece ANR. Sin embargo, tal vez con una mayor investigación experiencial de estudiar las interacciones del día a día, uno podría determinar y sondear más profundamente si sus actitudes pueden cambiar.


Ante la pregunta ‘¿Por qué es importante incluir a los propietarios locales en estos estudios?’, Roxana respondió: “Es importante por qué ellos son los del día a día en sus fincas ya que tienen un conocimiento más general”. En otras palabras, independientemente de su preferencia por la reforestación, no se puede negar que saben mucho sobre temas ambientales en el campo, en su hogar. Los terratenientes locales son los protagonistas; como Cristina mencionó antes, el dominio que estamos tratando de reforestar y conservar es de propiedad privada, por lo que deben ser el centro de nuestra intención, son la clave. Apelar a ellos, hablar con ellos y conocer sus perspectivas es la esencia de la focalización sociológica.


En conclusión, Vicente resume: “La gente realmente no sabe la diferencia, pero la gente está buscando una alternativa. Aprecian los árboles, pero no han existido por técnicas y proyectos, por lo que no hay suficiente exposición. Ha habido alrededor de doscientos años de normas culturales de tala de árboles desde la colonización, por lo que puede ser una batalla cuesta arriba, pero “se están logrando avances”.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Komentar


bottom of page